PANORAMA POLÍTICO

Entre el virus y la agenda propia

domingo, 30 de agosto de 2020 · 03:40

Incertidumbre. Meses de ella.

La pandemia no discrimina y afecta hasta a quienes prefieren ignorarla. Y aunque la política no es una excepción, sus movimientos se producen tratando de esquivar esos contagios que tozudamente se interponen en su camino. Y desde la cúspide del poder nacional hasta el último jefe comunal navegan entre su postergada voluntad de hacer y la estadística amenazante de los testeos diarios.

Entre su trabajosa campaña pregonando continuidad y cambio hasta su ambicioso discurso inaugurando las sesiones ordinarias del legislativo local, Marcos Torres Lima trazó un plan para el pago chico que no contemplaba la contingencia de crisis mundial a partir de una pandemia. El Intendente había dado apenas un par de señales de su impronta propia con la organización del último Encuentro Anual de Colectividades. Sin embargo, antes de que se pudiera evaluar la accesibilidad de la megafiesta para los vecinos de Alta Gracia y se asimilara el impacto de los anuncios del 1º de marzo, el Covid 19 y la cuarentena se devoraron cinco meses de la proyectada agenda propia.

Con un equipo de funcionarios y un esquema de alianzas mayoritariamente heredado y la amenaza de perder la gobernabilidad a manos de eventuales traiciones en el bloque de concejales oficialistas, a poco de andar MTL pactó con Pablo Ortiz. “Acordar con Pablo es como tomarse un taxi… en cada esquina te pide más”, se quejó una fuente que entra al despacho del Intendente sin golpear la puerta. Lo cierto es que el concejal cosechó flashes y protagonismo al frente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nº 8 en el momento que el flamante organismo se preparaba para la guerra, y lo abandonó casi minutos antes de que comenzaran las hostilidades. Como el patito feo en estanque ajeno, Ortiz asumió al frente de la Secretaría de Servicios Públicos desentonando con los otros cinco secretarios del gabinete (Iván Poletta, Carlos Di Leo, Roberto Urreta, Mariano Agazzi y Pablo Soler). Las diferencias quedaron rápidamente expuestas: el perfil del recién llegado no es técnico, sino político y es el único de los seis con votos propios para poner sobre la mesa.

Con la incorporación de Ortiz al equipo de gobierno, Pedro Spinetti perdió un actor con quien presionar al Ejecutivo desde el bloque oficialista. Es que casi desde el inicio de la gestión -y tal como se preveía desde el mismo armado de las listas de candidatos a concejales- el titular del Instituto Manuel de Falla y Ortiz conformaron una suerte de sub-bloque que provocaba insomnio al Intendente. Con el concejal sumado al gabinete, el tándem se debilitó, por ahora,  Spinetti quedó jugando en soledad. No obstante, la presentación de una iniciativa que abiertamente desafió a la política del gobierno fue sólo un aviso por parte del veterano docente.

Entre los allegados al jefe del gobierno local, la designación cosechó más resistencias que apoyos. Algunos hasta sospechan que “atrás de Ortiz” podría estar Walter Saieg. Desde Buenos Aires, el Secretario de Transporte de la Nación mueve sus piezas con sigilo y -con paciencia vietnamita- espera la mejor oportunidad. “El problema sería que Walter esté adelante, no atrás”, responden quienes apoyan la jugada del Intendente.

En la lógica de MTL, será su gobierno el que capitalice los aciertos que con voracidad de candidato a tiempo completo buscará el nuevo secretario de servicios públicos. A su vez,  se trata de un área sensible, en la que no se puede contar con que los costos recaigan sólo sobre el funcionario a cargo. El conflicto con el Centro Vecinal de Barrio Liniers expuso la poco recomendable elección de avanzar en camión sobre un pantano.

Por otra parte, se lo mire por donde se lo mire, se trata de una alianza propia, no heredada. Despierta acechanzas. Los antiguos griegos recomendaban cuidarse de la mirada del basilisco. 

 

Retomar la iniciativa

Ya en manos de sanitaristas y sin interferencias de apetitos políticos, el COE Nº 8 comenzó a enfrentarse a una seguidilla de confirmaciones de casos de Covid 19. La falta de profesionales en el área de comunicación no sólo distrajo de su labor específica a la conducción del organismo, sino que generó desinformación y desconfianza entre los vecinos, por un lado, y conflictos con los medios de comunicación, por otro.

La creación del COE a nivel provincial obedeció a la necesidad de preservar a Juan Schiaretti de los costos políticos que devienen de algunas decisiones sanitarias, como prohibir actividades o reuniones familiares. El Gobernador está para dar buenas noticias y el COE es el encargado de las malas. Y aunque el esquema se replicó en todo el territorio provincial, algunos gobiernos locales creen que no es trasladable a sus jurisdicciones. Tal el caso de Alta Gracia: en el equipo de gobierno se concluyó que resulta imposible poner a salvo al Intendente de los costos políticos generados por la pandemia. “Nadie en Alta Gracia le apuntará al COE por las medidas que se tomen o se dejen de tomar cuando aumentan los casos de contagios”, razonaron. Y la Municipalidad se puso al frente de la comunicación, incluso tomando distancia de la actividad que la Provincia lleva adelante en la materia.

En las últimas semanas, Marcos Torres Lima se esforzó por nutrir la agenda ciudadana –absolutamente tomada por el curso de la pandemia- con iniciativas propias de su gestión: anuncio de tratamiento de la basura, subsidios para las guarderías, nuevo proyecto de estacionamiento medido y la difusión de obras en plazas y paseos públicos.

En la práctica, un intendente gobierna sólo los dos años del medio de los cuatro que dura un mandato. El primero lo usa para acomodarse,  y el último para tratar de quedarse otro período. Un virus llegado desde el lejano Oriente se devoró el primero.

A la política no le queda tiempo para esperar vacunas.

¿TE GUSTÓ ESTA NOTA?

Apoyá nuestro periodismo

Tu compromiso nos sostiene

No es débito automático. Cuando quieras, cuando puedas.

0%
Satisfacción
16%
Esperanza
33%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios