"Optimizamos recursos y el sindicato acompañó"

martes, 29 de diciembre de 2020 · 17:00

 

¿Qué balance hacés de este atípico 2020?
Es un balance muy positivo en un año muy complejo, plagado de novedades, en donde a la situación de crisis económica que ya veníamos arrastrando, se le suma una crisis sanitaria a nivel mundial, que termina desencadenando también una crisis social. Los números de la pandemia, en todo sentido, generaron malestar y angustia, llevando a una inestabilidad a la que le tuvimos que hacer frente. 

¿Y en ese contexto, porque hacés un balance positivo?
Porque a pesar de eso, Alta Gracia no paró de avanzar en sus proyectos, ni ejecutar obras programadas. Le pudimos hacer frente a una pandemia con muchas restricciones, duras y difíciles, con la premisa siempre de escuchar a todos los sectores. Pudimos sobrellevar la pandemia con números normales e incluso más bajos que los promedios. Alta Gracia está sólida y bien administrada. Marcamos prioridades en este contexto, y todas ellas están en marcha   

¿A un año de haber asumido, cambiaron las prioridades?
Estoy fuerte, el equipo está fuerte. Llegar acá costó unas PASO, una ruptura dentro de un partido. Una elección general desfavorable desde lo previo, con tres fuerzas, una de ellas compuesta por el radicalismo y el PRO y un gran sector del peronismo. 

¿Es una herida que sigue abierta?
No. Hay que tener la grandeza de mirar para adelante, simplemente hago un recuento de lo que pasó para que tengan en cuenta de que nada fue fácil. En ese momento arrancamos una temporada llena de expectativas, con un Encuentro de Colectividades inclusivo desde todos los puntos de vista. Sobrellevamos un panorama difícil, con cinco días consecutivos de lluvia, y así y todo lo sacamos adelante. A los pocos días se declaró la pandemia, que cambió objetivos y a la que hicimos frente. Armamos un centro de salud en el Polideportivo y fuimos por más, haciendo un centro de seguimiento epidemiológico y adquiriendo un Call Center. Tomamos decisiones desde lo sanitario, pero basadas en el sentido común, que después fueron replicadas en toda la provincia; triplicamos las ayudas sociales a sectores que quedaron a la deriva. Bajó la recaudación y nosotros administramos mejor aún. Por eso estamos sólidos, cumpliendo objetivos 

¿Cuáles fueron las tres prioridades básicas?
La primera fue estar cerca de la gente. Eso demandó mucho trabajo de las áreas de salud y desarrollo social, que acompañaron y estuvieron muy cerca, actuando de manera dinámica y llegando a los problemas del vecino antes de que ellos pidieran ayuda. En segundo lugar fue importante la planificación económica, eso nos permitió tener solidez, basándonos en estadísticas y presunciones de lo que podía pasar. Otra prioridad fue una fuerte planificación de la ciudad para que continúe el avance en Alta Gracia. 

Esa solidez implicó un ajuste en las cuentas municipales, posible por el contexto de pandemia, como la reducción de las horas extras de los trabajadores municipales…
En realidad, fue tener bien fijado el ingreso y el egreso. Veo muchos municipios con problemas para pagar sueldos, que tienen que desdoblar el aguinaldo, o que no tienen resto para hacer obras. En Alta Gracia no pasa eso, porque hay una buena administración, buenos empleados y un sindicato que acompaña. Obviamente hay artículos y horas extras que son discrecionales, que en un momento se podían implementar y ahora no, con el objetivo de optimizar los recursos. Esa optimización se pudo hacer por la madurez de un sindicato que así lo entendió, por diálogo constante y por una coherencia a la hora de administrar recursos. Todos los días trabajo para que nuestra gestión tenga coherencia, y para eso, el manual es la plataforma de propuestas de campaña, dónde está cada una de las promesas que yo les hice a los vecinos, que por suerte avanzan todos los días. Mi prioridad hoy es el agua y después las cloacas. Estamos gestionando en Buenos Aires el acueducto zona sur y a fin de año vamos a inaugurar la planta de tratamiento en la Cosag. Las prioridades están intactas, como el Parque Industrial, las escuelas PROA y Anacleto Oviedo, la seguridad, la pileta olímpica, los espacios públicos, las luminarias, la remodelación de Avenida Libertador, la obra pública. Alta Gracia avanzó mucho este año a pesar de la pandemia. 

En lo político, el dato distintivo de este año fue la alianza con el sector de Pablo Ortiz…
Con Pablo tengo una amistad hace mucho tiempo. Podemos compartir o no, y en su momento teníamos diferentes puntos de vista. Hemos demostrado ambos la madurez suficiente para fijar un objetivo común que son los vecinos. La circunstancia electoral hizo que ingresen actores nuevos, como Rodrigo Martínez, Agustín Saieg, Carolina Pinciroli, y otros más. Entre todos fijamos una agenda común, poner objetivos y prioridades y dejar claro que se trabaja para la gente. Todos somos dirigentes, con planes y expectativas, pero hoy, el que conduce, es Marcos Torres, el proyecto político es de Hacemos por Córdoba y a los lineamentos los marco yo. En ese contexto, con Pablo nos sentamos, lo hablamos, le ofrecí que se encargara del COE, algo que hizo muy bien, y después de una Secretaría muy compleja, algo que fue un acierto. Yo veo su vocación, su preocupación y su compromiso. Estoy muy contento con su trabajo. 

¿El acuerdo con Ortiz le cerró una puerta más a la gente de Walter Saieg?
Acá no pasa por abrir o cerrar puertas. El que le cerró la puerta a la gente de Walter fue Morer, porque fue él su candidato. Nosotros le abrimos las puertas a toda la gente que trabajó para el proyecto de Hacemos por Córdoba en Alta Gracia. 

¿La alianza con Ortiz, llega hasta Martín Llaryora?
Tengo muy buena relación con Martín Llaryora, con Martín Gil, ni hablar con Facundo, y con todos los dirigentes del peronismo cordobés que tienen alguna potencialidad. De todos modos estoy muy concentrado en Alta Gracia y en el trabajo que hay que hacer acá. 

A veces corre la versión de que ya está prácticamente definido que Llaryora es el candidato a Gobernador del peronismo… ¿cuál creés vos que es el mejor candidato que puede tener el peronismo?
Falta mucho para eso. Creo que el mejor candidato es el que pueda unir a todos los sectores o tener el mayor consenso de los distintos lineamientos. Tenemos grandes dirigentes. Yo creo que se va a estar definiendo entre Martín (Llaryora y Gil), Manuel (Calvo) y Facundo (Torres Lima). 

¿Y esa unidad creés que suma? ¿O puede generar suspicacias en una oposición que pueda acusar al schiarettismo de kirchnerista o cristinista?
Yo creo que suma. Hay que pensar en un país, más que en un partido. En un proyecto de país que trate de consensuar entre todos. 

Schiaretti ha tenido la capacidad de captar votos que potencialmente podrían ser de Cambiemos.
O quizá Cambiemos tuvo la capacidad de captar votos de Hacemos por Córdoba. Es muy difícil de probar. La historia del kirchnerismo en Córdoba ha sido muy destructiva con respecto a decisiones que se tomaron en su momento, y terminaron generando en la sociedad un rechazo expreso. No es que se votó a uno, sino que no se votó a otro. Fue un voto anti. Para adelante falta mucho, y yo tengo la expectativa de que la situación social cambie y mejore obviamente. 

En Alta Gracia, ¿hay funcionarios que no funcionan?
Estoy  muy contento con el trabajo de todos. Tienen metas y objetivos, y algunos llegan más rápido que otros. De todos modos, yo soy un Intendente muy presente, hago de secretario a la vez de todas las áreas y por eso debería hacer una autocrítica si las cosas no funcionan en alguna. 

¿En su momento te molestó que Roberto Urreta se convirtiera en una especie de delegado municipal reclamando horas extras para los empleados?
El secretario trabaja con los empleados. En la modalidad de trabajo que tengo no me molesta, porque todos pueden proponer y sugerir, pero la última decisión la tengo yo, pensando siempre en un conjunto y no en casos particulares. 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
50%
Bronca
50%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios