Si no te gusta la cuarentena...

* Por Antonio Octavio Muñoz
martes, 12 de mayo de 2020 · 11:30

Han transcurrido ya muchas semanas, en que nuestro país de la mano de su presidente Alberto Fernandez se embarcó en esta lucha contra la pandemia y, por ahora, las cosas le están saliendo bastante bien.

Una comparación con ciertas verdades y no tanto
El fin de semana pasada AF se dirigió una vez más al país y a continuación, realizó una conferencia de prensa donde dio respuesta a las inquietudes de los periodistas acreditados en Casa de Gobierno.
Mas allá de las clásicas “filminas” que aún persisten como broma en la redes -en relación a su impronta como docente- Alberto Fernández se metió en un “brete” bastante complicado al comparar procesos diferentes para afrontar el Covid19.
En su alocución trajo a colación la experiencia que lleva adelante Suecia. Una experiencia de “responsabilidad civil” y, aunque los mismos responsables de aquel país lo han desmentido, “es una política de rebaño…de inmunización de rebaño”. Pero es interesante detenernos en datos y cifras que han ido surgiendo en medios  mundiales sobre la experiencia sueca. Por lo general los investigadores del instituto Karolinska (algunos de ellos argentinos, radicados en el país nórdico desde hace muchos años, manifiestan que “las críticas contra la política de salud de aquel país, no están fundadas en las ciencias sino en criticas políticas”.
Andrés Tegnelli, epidemiólogo de la Agencia de Salud Publica de aquel país, ha manifestado en reiteradas oportunidades que: “el Covid19 no se podrá ni detener ni erradicar hasta que en el mercado exista una vacuna para tal fin” (Revista Nature). En otras palabras, “nos contagiemos y que viva quien tenga que vivir”. Así tan dura es esa realidad, que a pesar de los desmentidos, “entre dar un respirador a una persona mayor de 60 o a una persona menor, se privilegia al menor ya que el adulto mayor no tiene vuelta y se debe aliviar su sufrimiento con morfina hasta su deceso”.
Haciendo estas comparaciones, el Reino Unido adoptó,  al principio la misma política sanitaria hasta que la realidad los cacheteó y fue cuando el propio Primer Ministro británico Boris Johnson, sufrió las consecuencias de la enfermedad.
Pero es importante, cuando se analizan estos comportamientos -políticos, sociales y culturales de los países- también analizar las idiosincrasias de cada pueblo. Suecia, país del primer mundo, tiene de por sí una población muchos menor que Argentina, pero tienen un orden que le ha permitido al gobierno socialdemócrata sueco de la Vice Ministra Isabella Lovin tener un respaldo del 77% en las medidas adoptadas por su gobierno, según la encuestadora Kantar Sifo. Estos índices de aceptación a las mismas, han creado una corriente de opinión contraria por parte de científicos de la Universidad de Lund quienes han manifestado que Tegnell “está jugando a la ruleta rusa con la población”
La pregunta es: ¿Cuántas vidas hay que sacrificar para que no impacte en la economía? Esta es la lógica del liberalismo. Por eso, para el capitalismo no importan las vidas. En Suecia en el país de la experiencia sin cuarentena, hay 225 infectados cada millón de habitante y su vecino Noruega, con políticas similares a nuestro país, tiene solo 36 infectados por millón de habitantes.
Pero también, si bien las políticas adoptadas por el gobierno de AF han dado un resultado hasta aquí deseable, debemos ser honestos políticamente y decir que en nuestro país la cuarentena se lleva a cabo con éxito, porque si se adoptaran políticas como la de Suecia, nuestro sistema de salud pública de por si deficitario colapsaría a la primera oleada masiva de contagios.
Indudablemente hay algo que también se debe decir,  Suecia tiene un sistema de salud de primer nivel a tal punto que hoy está ubicado mundialmente en el puesto número 23,  según la Word Popularion Review, datos suministrados a principios de 2020. Cuenta en la actualidad con más de 1.000 camas de UCI (unidad de cuidados intensivos) que nunca han sido cubiertas con contagiados en su totalidad. Es indudable que las voces en disonancia de científicos suecos se hacen sentir. El periódico sueco Dagens Nyheter, ha recogido las críticas de los investigadores de universidades e instituciones contra la Agencia Sueca de Salud Publica. Por su parte Cecilia Soderbeig-Nauder investigadora del instituto Karolinska dijo a The Guardián que “El enfoque sueco nos está llevando a la catástrofe”
Palabras más, palabras menos, esta es parte de la realidad mundial sin desconocer que en otros países como Brasil o EE.UU. se cuecen otras habas que pintan al capitalismo en su faz mas canalla y cruel.
Recientemente el diario Pagina 12 (*) publicaba una nota que marca los contornos conceptuales de lo que vendrá. 
Walden Bello, ejecutivo de Focus en The Global South, sociólogo filipino , profesor de Sociología y Administración Pública de la Universidad de Filipinas e investigador asociado del Transnational Institute, y premio nobel alternativo de literatura, reafirmaba lo que ya había manifestado en sus escritos sobre la des-globalización , que:  “el covid19 no desestabilizo nada, ya que de por si el sistema globalizado , tal como lo conocemos había sufrido una profunda crisis de legitimidad “
Y agregaba que: “el sistema global intentará recuperar su vieja norma de líder”.
Uno se pregunta entonces a costa de qué. Y Bello responde…”a una vuelta al orden anterior al covid19”
¿Porque traemos a colación lo de Brasil o EE. UU?. Porque allí el sistema de producción capitalista viene, sin decirlo abiertamente, manifestándose con principios propios del más cruel fascismo. “la supremacía de la raza aria está presente en Brasil. Mientras en los estados, ciudades y favelas más pobres, se mueren los desposeídos, su presidente haciendo alarde de una crueldad inusitada les responde a la gente cuando lo interpelan por la pandemia…”y que voy hacer….me llamo Mesías (Bolsonaro) pero no soy el mesías”. O como ocurrió el fin de semana, ni una cuota de recogimiento asomó en sus actitudes ante tantas muertes, y por el contrario se paseaba en skip jet en un lago cercano a Brasilia como si nada ocurriera.
Walter Bello dice en sus escritos: el liberalismo quiere “derechos para posicionarse mejor para aprovechar el descontento” ( agrego: el descontento que generan las cuarentena )
Un color de piel correcta, (negros, latinos, afros descendientes,  en definitiva homeless, en definitiva el desecho de una sociedad como la yanqui que ha dejado morir a miles de sus ciudadanos)

Cultura correcta.
Población étnica
Y  religión correcta
Todos postulados de la "supervivencia del más apto", frase propia de la teoría evolutiva de Charles Darwin y el darwinismo social, como una descripción alternativa de la selección natural.  Y es lo que están aplicando aquellos países como Brasil, EE.UU. y Suecia.
Bello (Walter) concluye con conceptos que hoy están en debate en amplios sectores de la sociedad, sean de derecha o de izquierda. De los primeros ya nos explayamos y de los segundos, la apreciación del sociólogo es que nos guste o no, el mundo va seguir teniendo las influencias del liberalismo, aunque también dice que la disputa será entre esa derecha y la izquierda, y de esta ultima acota que: los planteamientos políticos de esta franja de la sociedad, tienen ideas pero no tienen líderes y está, lamentablemente muy dividida. (*) Pagina 12 -  10/5/2020
Y volviendo a las políticas aplicadas en nuestro país, políticas que han dado en cierto modo sus resultados correctos, salvo una política sin sentido del actual gobernador de Córdoba que decreto la apertura de negocios en esta semana, luego que el gobierno nacional decretara que Córdoba esta entre las ciudades de zona roja. Habrá que ver de aquí a 15 o 20 días qué tendremos que recoger, cuando nuestra ciudad capital que ya tiene contagio comunitario, nos devuelva resultados de una política provincial desacertada en este sentido. 
Hasta aquí, hemos tenido resultados positivos, pero la pregunta que todos nos hacemos es, “cuáles serán las políticas de apertura” pos-covid19.  Aún la parte económica no ha hablado, salvo las tratativas con los acreedores, de cuyo resultado todos esperamos que esas políticas de apertura beneficien a los sectores más desprotegidos y se vuelva a reflotar el proyecto del impuesto a las riquezas.

QUIEN CONTROLA EL MIEDO DE LA GENTE, SE CONVIERTE EN SU AMO. (Nicolas Maquiavelo 1469-1527)
Cuando era pequeño, al autor de esta nota, su madre le sabia decir, para que se durmiera en horas de la siesta,  lo siguiente: “si no te dormís va venir Nikita Jrushchov y te va chupar la sangre” Este político era el presidente de la ex URSS y el miedo que me infundía mi madre lo hacía sin saber de que este hombre era el presidente del primer estado comunista de la tierra.
Muchos años antes del siglo XX el filósofo francés Voltaire escribía la frase “miente, miente , que algo queda”. La misma la escribió en algún momento, específicamente en una carta que data del 21 de octubre de 1736.
Esta introducción viene a colación por algo que parece descabellado, pero que no lo fue tanto. Desde las redes sociales y desde los trolls que trabajan a full, se largó la convocatoria a la marcha de los barbijos y “contra el comunismo”. Dicho de esta forma, suena descabellado pero no lo fue tal.
Verdad o mentira, la consigna convocante apuntaba al desconocimiento, al miedo,  pero fundamentalmente al “no raciocinio” de los destinatarios seguidores de las ideas liberales que están “vivitos y coleando” en nuestra sociedad. La mentira del “miente, miente…” se hizo evidente y se cometió un error imperdonable: los mismos que nos reíamos de la convocatoria supuestamente delirante, le hicimos la propaganda a su convocatoria. Indudablemente el objetivo de los convocantes no era convocar a dicha marcha, que de seguro ellos también estaban convencidos que era descabellada y que pocos acudirían al encuentro,  ya que solo apareció un “caceroludo “ en una esquina de los barrios paquetes de la CABA y nada más. 
En esto la derecha volvió a demostrar su inteligencia para manipular la información destinada a aquellos que se desesperan por salir en busca...”de la libertad perdida”
Verdad o mentira, la sociedad debe estar atenta a estas políticas de falsas noticias,  que lo que buscan es nada más y nada menos que hacer fracasar las políticas del gobierno nacional.
Por eso…..”Si no les gusta la cuarentena, porque no prueban con el coronavirus.

Comentarios

POLOS PRODUCTORES, PRECIOS EN PUERTA y COMUNA DIVIDIDA - 7x7 24 de enero - Sumario Noticias