Rugani, al rescate de la memoria

El artista creó un espacio para compartir historias y recuerdos de los vecinos.
viernes, 1 de abril de 2016 · 00:00
¿Te acordás? Pregunta el artista plástico Osvaldo Rugani y presenta el retrato de algún personaje de la ciudad. ¿Lo conocés? Pregunta otras tantas veces cuando los personajes aún recorren las calles de Alta Gracia. Y las respuestas no tardan en dispararse al ritmo de la memoria. Este diálogo se produce en cada publicación que hace Rugani en el espacio de Facebook “Todos en Alta Gracia”, que creó él mismo con el fin de “preservar el patrimonio intangible de la ciudad”. “Es una continuidad de lo que hizo mi padre: personajes. El retrato es algo que me apasiona. Esto de aflorar recuerdos, el valor de la nostalgia, preservar el patrimonio intangible de la ciudad que se va perdiendo si no hay registros, fotos”, cuenta. Este espacio, creado hace algunos meses ya cuenta con más de mil seguidores, que no sólo observan sino que aportan anécdotas, historias y fotografías que afloran con los “disparadores” que aporta el artista. “Se ha formado algo lindo y eso es lo rico. La gente recuerda, comenta, me han mandado fotos historias y hasta se genera el hecho de compartir recuerdos con los más chicos, con los hijos”, expresa. Historias que van y vienen En una mesa de café o en charlas ocasionales van surgiendo las imágenes. “Los elijo yo, me gusta tal personaje y quiero hacerlo, si tengo registro es más fácil. Por lo general le saco una foto, tengo mil anécdotas de los que no quieren saber nada, como “Pajarito”, no quería sacarse la foto por nada, estaba enojadísimo. Pero un cigarrillo, otro, un café, y accedió, ahora él me invita a tomar un café a mí”, relata. En una de esas charlas también aparecen historias como la del “Pulpo de la Bateíta”. “A esa historia la escribí, porque también escribo, esa historia me encantó”, dice. Entre los aportes de los vecinos a quienes les sonó el despertador del recuerdo también aparecen fotografías, con reuniones de bar, en la barra, con el acordeón, y hasta “el club del vidrio” según describen en una escena coronada por numerosas botellas verdes, vacías, por supuesto. “Pepe”, “Pajarito”, El soldado “Rosales”, el doctor Polacov, el bombero Luis Millán, Oscar Salas, el canillita “Luchi”, Oscar Carovini, son algunos de los personajes que surgieron de la mano de Rugani. Además, se mezclan con antiguas imágenes de la ciudad, avisos publicitarios de otras épocas.   El recuerdo que se construye “Esto es una píldora que hay que ir graduándola. Estoy reservando el ícono que es Pepe, con él tengo amistad, tengo caricaturas, fotos, es querido por todos. Todo esto trae muchos recuerdos y mi idea es que sea participativo. Me hacen aportes de historias, tengo mis informantes también. Lo que yo hago es un disparador. Esa es la parte linda”, considera Rugani. Esta construcción en el presente, no tiene más finalidad que la de preservar esos rincones de la memoria urbana, que muchas veces se pierden. Y esos retratos no serán guardados bajo siete llaves. Quedarán allí, a la vista, en la galería virtual, para ser compartidos. Y otros serán guardados en el rincón preferido de quien resultó tocado por el lápiz de Rugani y convertido en personaje.

Noticias Relacionadas

Comentarios