Nacionales

Dos alumnas iban de la mano y el director las obligó a separarse

Les dijo: “Tengo amigos homosexuales y no dejo que se besen adelante de mi hijo porque podrían salir como ellos”. Sus compañeros las defendieron.
miércoles, 24 de mayo de 2017 · 12:32

Diario Sumario, Alta Gracia. Las expresiones de cariño no están permitidas en el exclusivo colegio Manuel Dorrego de Morón, o al menos así se lo hizo saber el martes su director a dos alumnas de 14 y 15 años que caminaban de la mano durante el recreo.

Una preceptora vio a las dos chicas y le avisó inmediatamente al director del establecimiento educativo. Entonces, según contó el centro de estudiantes, el director Gustavo Martínez se les acercó y les dijo: "Tengo amigos homosexuales y no dejo que se besen adelante de mi hijo”.

Sin saber qué era lo que habían hecho de malo, las chicas se separaron, pero la bronca del resto de los estudiantes que presenció la escena se hizo sentir igual. Hicieron charlas, reuniones, que luego terminaron con una sentada masiva en apoyo a sus compañeras. También empapelaron la escuela con carteles con las consignas: "Todo amor es legal”; "No necesito ser homosexual para saber que la homofobia es un error”; "Señor director, debería estar amando a alguien” y no descartan organizar un ‘besazo‘ para el próximo viernes.

Las autoridades del establecimiento decidieron no hablar después del episodio, al menos hasta el momento y, según se supo, el director habría pedido licencia por todo el resto de la semana. Desde el ministerio de Educación de la Provincia, Andrea Duré, la directora del área de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social, aseguró que las expresiones de cariño no están prohibidas en los colegios sino que, por el contrario, se intenta reforzar la unión y el respeto.


Las palabras de las alumnas

"Nos dijo que estaba mal porque era un acto sexual y nos dijo que él tenía amigos homosexuales, pero que no dejaba que se besaran delante de sus hijos, porque podrían salir como ellos”, relató Camila, una de las estudiantes obligadas a separarse.

A pesar de que ellas le contestaron que solamente querían permanecer tomadas de la mano, el director le respondió que él era la autoridad y por eso debían acatar su orden.

Camila le planteó al director que estaba cansada de no poder estar junto a su pareja, cuando compañeras de ellas podían estar tomadas de la mano de sus novios sin que nadie les dijera nada. "Negaba y al mismo tiempo se disculpaba, cosa que no tiene mucho sentido”, afirmó la alumna.

Los estudiantes se organizaron en asambleas por turno, donde discutieron y rechazaron estas expresiones y discutieron medidas de acción a seguir para que no vuelvan a escribirse capítulos de discriminación como éste en el seno de la escuela.

"No queremos que esto se repita más, que sepan que todos somos libres de expresarnos y de querer a las personas que nosotros elegimos”.


Comentarios