LA NOTA DEL DÍA

El impacto de los números

Por Jorge Conalbi Anzorena
lunes, 13 de septiembre de 2021 · 00:51

El sorprendente triunfo de Luis Juez en la interna de Juntos Por El Cambio este domingo patea el tablero de esa fuerza a nivel provincial. El exintendente de la capital provincial se quedó con casi el 60% de los 866 mil votos que logra la coalición, cuyo volumen total sumadas las cuatro listas internas logró el 47,80% de los votos. Se trata de un valor muy similar al obtenido en la anterior elección de medio término de 2017, cuando reunió el 48,47% de las voluntades.

Su rival Mario Negri reconoció la derrota incluso antes de que se conocieran resultados oficiales. No es casualidad: el jefe del interbloque opositor en la Cámara de Diputados -quien de la mano de Mauricio Macri se esforzó por priorizar la difícil unidad amarilla- sabe bien de la fuerte resistencia radical hacia el histriónico líder del Frente Cívico.

El líder del Frente Cívico saborea las mieles de la victoria después de mucho tiempo. Pasaron casi dos décadas desde su histórico triunfo de 2003 por la intendencia de Córdoba, y doce de la legislativa de 2009, en que ganó una banca en el Senado al que buscará regresar el próximo 10 de diciembre. Probablemente el envión del abrumador caudal electoral que Juntos Por El Cambio logra a nivel nacional, logre contener las tensiones internas de Córdoba, pero sin duda se proyectarán con fuerza hacia 2023 cuando Juez decida ir por la gobernación.

En el marco de una suerte de voto bronca a nivel nacional, donde el anarcoliberal Javier Milei se convierte en tercera fuerza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la izquierda logra lo propio en la provincia más grande del país, la victoria de Juez bien puede ser leída como canalizadora del descontento social, tal como lo fue en 2003, cuando en plena crisis institucional se transformó el intendente más votado en la historia de Córdoba.

 

Hacemos Por Córdoba cumple ampliamente el objetivo de superar a los candidatos del gobierno nacional. El gobierno provincial, que hace dos meses temía quedar relegado al tercer lugar en la "encuesta" de las PASO 2021 y para quien las elecciones legislativas han constituido un histórico dolor de cabeza, termina logrando un muy buen resultado. El seguimiento de la acción de los intendentes -tironeados entre la Nación y la Provincia- dio sus frutos en este primer test electoral. La exacerbación del cordobesismo, con un inusual ataque a "los porteños" sienta un peligrosísimo precedente en sistemas políticos como el argentino, que aún no logró superar la crisis de representatividad que dio origen al colapso institucional de 2001. Sobran ejemplos internacionales de desintegración de estados, muchas veces con sangrientos enfrentamientos intestinos. De ninguna manera esto significa que el proyecto político del schiarettismo apunte en esa dirección, o que no deben debatirse en el Congreso desde la distribución de subsidios, regalías y hasta de la misma coparticipación. Pero  hay que tener en cuenta que cuando se mueve la cadena del chauvinismo nunca se sabe quién la termina capitalizando. Y en Córdoba, como Argentina y el mundo, los discursos de la ultraderecha viven un momento de crecimiento y suelen alimentarse de los regionalismos.

El Frente de Todos registra un pésimo resultado en la provincia, quizá disimulado por la debacle nacional de esa fuerza. Sin lugar a dudas, Córdoba es el distrito más adverso para el kirchnerismo, quizá más aún que la mismísima cuna del PRO, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En estas elecciones, ni los 54 mil millones de pesos de la Nación destinados a obras en la provincia, ni la "peronización" de la lista de precandidatos, no sólo no alcanzaron para perforar el techo del 15% que históricamente obtiene el kirchnerismo no peronista, sino que en este caso los números se ubicaron muy cerca del piso del 10%. Si bien las esperanzas del espacio del gobierno nacional ahora se trasladan a las generales del próximo 14 de noviembre, las expectativas de conservar la banca que en el Senado ocupa Carlos Caserio quedan reducidas exclusivamente al peso que adquiera la polarización que se prevé.

Los números de Santa María consolidaron el liderazgo de los hermanos Torres Lima, que le aportan a Hacemos Por Córdoba el mejor resultado provincial. El ministro de Gobierno suma en su territorio un importantísimo caudal para hacer valer en la mesa política provincial de Hacemos Por Córdoba, a dos años de la difícil renovación generacional del oficialismo provincial. Y como si fuera poco, se trata de un resultado que será insoslayable en la situación interna del peronismo de Alta Gracia y constituye un duro golpe para el ya apaleado sector liderado por Walter Saieg, jugado al todo o nada en la campaña de Caserio. Y aunque elecciones legislativas y municipales sean claramente diferentes, la proyección municipal del resultado de este domingo electoral resulta previsible.

La concejala Amalia Vagni, suplente de Luis Juez en la lista para el Senado, se erige como la gran ganadora local del espacio amarillo. Su partido, la UCR de Alta Gracia, jugó mayoritariamente a favor de Negri.

Con las PASO atrás, este lunes los argentinos y argentinas tienen los mismos problemas que antes de concurrir a las urnas. Recién en la última semana de campaña electoral se insinuó el debate que el país se debe. ¿Qué hacer con la deuda y el FMI? ¿Cuáles son las medidas necesarias para desplegar un modelo de desarrollo económico y social? ¿Cómo generar trabajo y distribuir la riqueza?

Galería de fotos

25%
Satisfacción
0%
Esperanza
37%
Bronca
12%
Tristeza
12%
Incertidumbre
12%
Indiferencia

Comentarios