La nota del día.

1... 2... 3... Probando...

Por Julia Conalbi.
martes, 21 de septiembre de 2021 · 00:00

El anuncio de la presencialidad plena en todas las escuelas de la provincia de Córdoba cayó en las instituciones educativas como un baldazo de agua fría. Si bien dejar de lado la virtualidad -y más aún la bimodalidad- es, posiblemente, lo que más añoran quienes trabajan en los colegios, la noticia sorpresa y con poco tiempo para la organización descolocó a autoridades y docentes.

Desde la finalización del receso escolar de invierno, el Consejo Federal de Educación analizó nuevas medidas de cuidado del coronavirus covid-19 y permitió achicar la distancia entre estudiantes de 1,5 metros a 90 centímetros. Con estas directivas, las instituciones escolares y autoridades sanitarias diseñaron la forma del regreso a las aulas para la mayor cantidad de estudiantes, evitando en lo posible las instancias de virtualidad. La tarea demandó una labor conjunta, para garantizar el cumplimiento de protocolos y la asistencia de estudiantes. Se priorizaron principalmente los cursos que culminan un ciclo, de manera que pudieran asistir todos los alumnos sin la división por burbujas.

Para poder implementar la medida, las escuelas recurrieron a diferentes espacios que no necesariamente eran aulas: auditorios, patios, comedores de Paicor, escenarios y salones de usos múltiples se convirtieron en improvisados lugares para las clases de algunos años o grados. Sin embargo, no serán suficientes estos sitios si se debe implementar en todas las divisiones.

Por otra parte, el mobiliario escolar es otra preocupación en varias instituciones. La mayoría de las escuelas cuenta con muchos bancos diseñados para que se sienten un estudiante al lado de otro. Si estos se utilizan de manera individual, el espacio que ocupan impide colocar la cantidad necesaria para que entren todos los estudiantes. Además, en muchos colegios no alcanzarían para cubrir la totalidad de la matrícula. Si se permite que sean utilizados de manera doble, la distancia entre los dos estudiantes sería ínfima.

Algunas escuelas apenas lograron reacomodar los espacios para incrementar la presencialidad con el protocolo de los 90 centímetros entre cada niño o adolescente la semana pasada. Este lunes, recibieron la noticia de que tendrían que recalcular nuevamente las disposiciones, porque las normativas ahora indican que se mantengan 50 centímetros entre cada estudiante.

En Alta Gracia, la Dirección de Educación realizó un relevamiento para analizar la situación de cada una de las instituciones. Hasta el lunes 20, las escuelas públicas habían podido llegar a la presencialidad plena en algunos cursos en un porcentaje que rondaba entre el 50 y el 70. En las instituciones privadas, esa cifra era aún menor, ya que la cantidad de chicos por grupo es mayor.

El anuncio de la Provincia fue que se incrementará la presencialidad debido a tres condiciones importantes: baja de casos de coronavirus, gran cantidad de docentes vacunados y el inicio de la inoculación a adolescentes. Además de la reducción de la distancia y de la promesa de repartir barbijos tricapa, no hubo información acerca de designaciones de partidas para las escuelas, de manera que se permita adquirir mobiliario o solucionar problemas de infraestructura.

Un eje central del trabajo escolar es la planificación. Sin embargo, en pandemia la improvisación ganó la partida, con disposiciones ministeriales que cambian las reglas del juego con una velocidad que obliga a los directivos y docentes a cruzar la cuerda floja haciendo malabares.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
33%
Bronca
0%
Tristeza
33%
Incertidumbre
33%
Indiferencia

Comentarios