Un Estado debilitado favorece a los poderosos de siempre

Por Ana Castellani (*)
sábado, 4 de septiembre de 2021 · 01:01

“Conformate con lo que te doy, un plan, un empleo en el Estado sin tarea, con sueldo insuficiente, que si vas o no a trabajar a nadie le importa”, dijo el ex presidente Mauricio Macri en Rosario en un acto de campaña.

Estos dichos demuestran un completo desconocimiento del empleo público y una mirada prejuiciosa y despectiva sobre el Estado y sus trabajadores/as.

En la Administración Pública Nacional (APN) trabajan 390.000 personas que cumplen diversas tareas en todo el territorio. Muchas veces no tomamos conciencia de la cantidad de acciones estatales que impactan en nuestra vida diaria, por eso es necesario visibilizar a quienes las llevan adelante.

* 200.000 efectivos integran las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Están a cargo del cuidado de las fronteras, de la defensa nacional, el patrullaje de los ríos, la lucha contra el narcotráfico y otros delitos complejos

* 40.000 trabajan en la atención directa a la ciudadanía para las tramitaciones básicas que permiten acceso a bienes y servicios y garantizan cumplimientos de derechos y obligaciones, desde el DNI hasta la AUH, desde las pensiones y jubilaciones hasta el cobro de impuestos y la atención a las víctimas de violencia de género.

* 29.000 trabajan en la asistencia sanitaria y en la implementación de políticas de salud, tanto en los hospitales nacionales como en los organismos que se ocupan desde la prevención de las enfermedades infectocontagiosas hasta la organización de trasplantes. Su rol en el esquema de vacunación y la lucha contra el Covid-19 es invaluable.

* 28.000 trabajan en los 17 organismos de Ciencia y Tecnología de la Nación, realizando tareas de desarrollo, investigación y transferencia sobre problemas estratégicos diversos: actividades espaciales, nucleares, prevención sísmica, calidad industrial, tecnología agropecuaria, entre otros.

* 25.000 se dedican a la organización e implementación de políticas y obras centrales para el desarrollo de la infraestructura (caminos, puentes, represas, viviendas, transporte, puertos), en la promoción de las actividades productivas (agro, minería, energía, construcción, industria, servicios, TICs) y en la propia producción de bienes y servicios

* 18.000 trabajan en organismos de fiscalización y control, desde fronteras hasta sanidad animal, desde medicamentos y alimentos hasta el funcionamiento del mercado de valores, desde la aviación civil hasta el transporte público y los seguros, desde el manejo del fuego hasta el cuidado del ambiente.

* 14.000 garantizan el funcionamiento del gobierno republicano, representativo, federal y soberano: la relación con provincias y municipios, la integración territorial, la relación con otros poderes del Estado y con el resto de los países, la coordinación interna del Poder Ejecutivo y el servicio exterior.

* 13.000 se desempeñan en tareas de asistencia directa y promoción del desarrollo socio comunitario diseñando e implementando acciones en todo el país para atender a los sectores más vulnerables, asistiendo a las cooperativas, a los pequeños productores, velando por el cumplimiento de los derechos sociales y laborales.

-11.000 realizan funciones transversales de la administración pública que permiten que todo lo demás suceda acorde a derecho: servicios jurídicos, administrativos, contables, financieros, auditoría, recursos humanos, mantenimiento, soporte informático, desarrolladores, comunicación, evaluación y seguimiento de políticas públicas

-10.000 trabajan en áreas de cultura, patrimonio, educación y deportes, en las bibliotecas, museos nacionales, elencos estables, centros culturales, programas de terminalidad educativa, institutos de formación y capacitación, centros de entrenamiento.

* 2.000 se dedican a producir y analizar los datos que permiten conocer la evolución de variables socioeconómicas y demográficas claves, evaluar las políticas públicas y garantizar el acceso a la información

Durante la gestión anterior hubo más de 35.000 despidos y los salarios reales de la APN cayeron más de un 40%. Sin pandemia. No fue casualidad. Sabemos que el Estado debilitado favorece a los poderosos de siempre. Más allá de los discursos modernizadores y eficientistas, el resultado es la pérdida de capacidades estatales.

Somos conscientes del valor del empleo público para la construcción de un Estado mejor. No hay magia: las acciones de Gobierno son posibles gracias a aquellos que las implementan y las acercan a la gente. Es un orgullo formar parte del servicio público.

(*) Secretaria de Gestión y Empleo Público de la Jefatura de Gabinete de Ministros.
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios