La nota del día

Bajo el techo de cristal

Por Julia Conalbi.
miércoles, 9 de marzo de 2022 · 00:22

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Desde hace bastante tiempo, la fecha ha comenzado a desvirtuarse, hasta convertirse casi en una excusa para decir "Feliz día" y regalar alguna flor o bombones a las mujeres más allegadas. Sin embargo, la historia es bastante más trágica que un simple mensaje de cariño.

El 8 de marzo de 1908, un suceso transcendental marcó la historia del trabajo y la lucha sindical en el mundo entero: 129 mujeres murieron en un incendio en la fábrica Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declararan en huelga con permanencia en su lugar de trabajo. Era el propio jefe de la fábrica quien había ordenado cerrar las puertas con las trabajadoras adentro. Las mujeres reclamaban derechos laborales básicos, como la reducción de la jornada laboral, la percepción de la misma remuneración que los varones por igual trabajo y denunciaban malas condiciones laborales.

La desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral es profundamente marcada, principalmente por la asignación de roles que corresponde con las tareas de cuidado, que comúnmente recaen en las personas de género femenimo. Incluso, a nivel legislativo, la gran diferencia entre licencias por maternidad y paternidad lleva a que el cuidado termine asignado principalmente a la madre. En 1978, Marilyn Loden, consultora laboral estadounidense, acuñó el concepto de "techo de cristal" para referirse a los obstáculos que las mujeres encuentran en el ascenso laboral. Los puestos jerárquicos son ocupados principalmente por hombres, pero no está visto socialmente como un impedimento para que las mujeres accedan a ellos. De allí la idea de cristal, algo que casi no se ve a simple vista.

En 2017, por primera vez se llamó a un Paro Internacional de Mujeres, utilizando la fecha para señalar "Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras" o "Nosotras paramos el mundo", las dos consignas más acuñadas en la fecha.  Según un informe de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), en Argentina solo el 6,9% de las grandes empresas, el 4,7% de las medianas y el 9,5% de las pequeñas son comandadas por mujeres. En ese mismo relevamiento indican que apenas el 28% de los puestos gerenciales y de liderazgo en las organizaciones a nivel mundial están ocupados por mujeres.

El pasado martes 8 de marzo, una marea de mujeres y diversidades sexuales atravesó el centro de Alta Gracia coreando consignas que principalmente aludían al problema social de la violencia de género. Los principales reclamos del documento leído en la explanada de la Estancia Jesuítica se refirieron a la necesidad de una reforma judicial, la desaparición de Tehuel De la Torre y el juicio a Hugui de Jesús; el tratamiento mediático de la violencia de género; la inclusión laboral tans, travesti y no binarie; la salud mental; los derechos laborales de trabajadores sexuales; infancias libres; Educación Sexual Integral; feminismo y discapacidad y ecofeminismo.

Como dice el viejo refrán... "El que mucho abarca, poco aprieta". En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, los reclamos por condiciones laborales estuvieron presentes -principalmente en lo respectivo a las diversidades sexuales-, pero no fueron el eje central de la manifestación. Mientras tanto, el techo de cristal sigue brillando en lo alto y solo algunas pocas consiguen romperlo y atravesarlo. Es esencial la organización y el trabajo constante y colectivo para que la destrucción de ese techo de cristal no sea un privilegio y se convierta en un derecho.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios