CONCEJO DELIBERANTE.

Un partido de ida y vuelta, con penales incluidos

jueves, 4 de agosto de 2022 · 09:48

(Sumario Noticias; Alta Gracia) La batalla política de cada miércoles en el Concejo Deliberante terminó con el bloque opositor dando marcha atrás con las acusaciones contra el empresario Gregorio Rudezuk, a quien la semana anterior el concejal Marcelo Jean había comparado con el condenado Lázaro Baéz.  En el tanteador, el oficialismo logró despejar las denuncias sobre las idas y vueltas en la obra de la pileta municipal y desafió a sus rivales a que concurrieran a la Justicia si tenían discrepancias. Por su parte, la oposición logró anotar a su favor la exposición de desprolijidades administrativas en una contratación para los trabajos realizados en la pileta municipal. A la hora de los penales, la Asesoría Letrada de la Municipalidad incluyó al Tribunal de Cuentas -controlado por la oposición- entre los responsables del conflictivo expediente.

"Sí le tengo que pedir disculpas por la forma en que se contrata en esta ciudad", cerró el concejal del PRO Ricardo González, cuando ya su bloque había optado por dirigir sus cañones contra el oficialismo poniendo a resguardo al empresario involucrado.

Rudezuk se presentó ante el legislativo de Alta Gracia previo al inicio de la sesión para dialogar con los concejales, especialmente los integrantes de la oposición y en particular con Marcelo Jean, para exigir una disculpa. El empresario, que en varios momentos hizo referencia a recomendaciones de su abogado sobre los dichos de Jean, se había enojado por la mención de dos empresas de las que forma parte, en un caso, y es titular en el otro, en la acalorada sesión del Concejo Deliberante de la semana pasada.

Las empresas habían participado en sendas instancias administrativas para adjudicar la obra, que fueron dejadas de la lado por distinto motivos y algunos de los trabajos se realizaron por contratación directa. Rudezuk insistió en que sus empresas "jamás participan ambas en un mismo concurso, para que que no se pueda entender que me presento con las dos para levantar el precio" y que el de Alta Gracia no había sido la excepción. Además, la falta de notificación de la adjudicación por parte de la Municipalidad, le quitaba toda validez al trámite, que tampoco se había pagado. Usando el ataque como defensa, el asesor letrado Daniel Villar destacó en un dictamen que el Tribunal de Cuentas presidido por la radical Leticia Luppi no advirtió la falta de notificación en el expediente: "esa inadvertencia formal, que le quita toda eficacia y rigor jurídico al Concurso, debió ser advertida por el Honorable Tribunal de Cuentas, correspondiendo  requerirle la intervención a este Asesor". En el mismo documento, Villar recomienda dar de baja el expediente y le recomienda tanto "a las áreas correspondientes como al órgano de control" ajustarse a "la legislación y condiciones licitatorias vigentes". 

El concejal oficialista Iván Poletta sostuvo que ante "alguna discrepancia administrativa" la oposición "debería recurrir a los organismos competentes, dentro de la esfera no mediática, para llegar a una conclusión. Y si concluyen que hay alguna irregularidad o carece del correcto desempeño de la labor administrativa de un funcionario, tienen que acudir a la Justicia". Y agregó: "pero eso no habría ocurrido, y todo termina siendo un manto de neblina y misterio y por eso hubo mucha gente enojada con eso, como la persona que vino al Concejo". 

Poletta, además, justificó las desprolijidades en el trámite en las dificultades para contratar que impone la situación económica del país, donde las variaciones de precios colisionan con los tiempos que suelen demandar los procedimientos.

Por su parte, la concejala radical Lucía Allende reconoció que Rudezuk "vino a limpiar su nombre, porque se sintió agraviado por nuestras declaraciones respecto de la obra. Quería que nos disculpáramos con él. Lo que le manifestamos no es ni más ni menos que la información que surge de decretos de contratación directa firmados por el Intendente y un concurso de precios que aparentemente quedó en la nada, que obran en el municipio. Él mismo manifestó que no fue notificado de la adjudicación del concurso y que aún no recibió pago alguno, pero que si hizo obras en la pileta olímpica. Cada día estamos más sorprendidos de las situaciones que están atravesando las diferentes obras de la ciudad. Hay irregularidades a la vista y los procedimientos administrativos de contratación no se cumplen", disparó.

El concejal Manuel Ortiz entendió que "quedaron al descubierto las incoherencias del bloque Alta Gracia Crece. La semana pasada hablaban de graves irregularidades en la contratación y manejo de fondos públicos, específicamente hablando de la obra de la pileta olímpica, que se hacían cosas oscuras y otras duras acusaciones hacia un empresario y funcionarios de la gestión. Al acercarse el empresario en cuestión, el tono, frente a él, y fue más amistoso y lo que eran graves irregularidades pasaron a ser errores en el procedimiento administrativo. Claramente lo que denunciaban no es más que un montaje mediático que forma parte de una estrategia con fines exclusivamente electorales".

"Las denuncias se realizan en la Justicia", insistió Ortiz, "y los funcionarios públicos no tenemos la opción de acudir a ella cuando detectamos alguna irregularidad, sino la obligación de realizar la denuncia donde corresponde. Claramente no lo van a hacer, porque no la pueden sostener", volvió a desafiar.

 

Comentarios