La nota del día

Contando muertos

Por Julia Conalbi.
lunes, 24 de enero de 2022 · 10:37

En mayo de 2021, la segunda ola de coronavirus covid-19 dejó a Argentina por primera vez en un claro colapso del sistema sanitario. La foto más icónica de esa situación fue la de Lara Arreguiz, una joven que murió luego de haber aguardado atención médica acostada en el piso de la sala de espera de un hospital. Meses más tarde, las restricciones a los vuelos internacionales evitaron que la variante Delta generara en el país los estragos que produjo en otros puntos del globo. Mientras tanto, la campaña de vacunación avanzaba a pasos agigantados. A finales de diciembre, la variante Ómicron produjo una cantidad de contagios que superó todos los récords, incluso con un subregistro de los casos reales debido a la saturación del sistema de testeos. "Quien tenga dos o más síntomas y haya estado en contacto con un positivo, que se considere positivo y se aísle durante siete días" fue la instrucción oficial. Las colas de siete u ocho horas esperando un hisopado fueron postal en numerosas ciudades del país.

En las últimas semanas, la cantidad de casos positivos en el país, la provincia y la ciudad de Alta Gracia comenzó a estabilizarse e incluso a descender. Luego de varios días contabilizando más de quinientos casos diarios, la última jornada que marcó más de medio millar fue la del 12 de enero. Sin embargo, paralelamente al control en la cantidad de contagios, también se advirtió un aumento en las cifras de personas fallecidas por covid-19. Los casos que generaron complicaciones, requirieron internación y posteriormente derivaron en la muerte de los pacientes no llevaron siete días de proceso de la infección, sino muchos más. Quienes sufrieron complicaciones luego de los contagios a finales de diciembre y principios de enero aún están batallando con las consecuencias... en el mejor de los casos.

Durante seis días seguidos, Alta Gracia contabilizó una o dos muertes por día a causa del coronavirus. Con las camas críticas ocupadas casi en su totalidad y gran cantidad de personal de salud aislado, en muchos casos los pacientes de sala común debieron aguardar a que se liberara una cama, luego de un fallecimiento. Durante casi dos años, desde el comienzo de la pandemia y hasta el 31 de diciembre de 2021, Alta Gracia contabilizó 126 personas fallecidas con coronavirus covid-19. En solo 23 días, menos de un mes de 2022, se reportaron 11 muertes. 

La cantidad de fallecimientos también tiene una relación directa con las cifras de personas vacunadas. Las estadísticas del Gobierno de la Provincia de Córdoba arrojan que, más de la mitad de los pacientes que requirieron camas de internación son personas que no iniciaron -o no completaron- el esquema de vacunación. La variante Ómicron, con un poder de contagio muy superior a las anteriores y que genera síntomas menos graves que las otras cepas, se ensañó con aquellas personas que no estaban inmunizadas, especialmente si además tenían comorbilidades.

Mientras el mundo entero sueña con el fin de la pandemia y un regreso a la normalidad precovid, la preocupación por quienes no completaron sus esquemas de vacunación es un problema social más que individual. La falta de vacunas genera mayor circulación del virus y eso favorece el surgimiento de nuevas variantes. No es casualidad que la Ómicron haya aparecido en el continente que menor acceso a las vacunas tiene. Las campañas de envío de dosis a países africanos se convierte más en una opción de supervivencia que en un acto de solidaridad por parte de quienes las emprenden. Hacia el interior de los países que cuentan con suficientes vacunas, las políticas restrictivas hacia las personas que se oponen al pinchazo o de obligatoriedad de la inoculación comienzan a surgir cada vez con más fuerza.

66%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios