Memoria: se cumplen 50 años del crimen del padre Mugica

Sacerdote comprometido con los sectores más vulnerables, Carlos Mugica fue asesinado por la la Alianza Anticomunista Argentina luego de celebrar una misa.

Derechos Humanos 11 de mayo de 2024 Redacción SN
mugica

(SN; con información de C5N) Este sábado se cumplen 50 años del crimen del Padre Carlos Mugica en manos de la organización armada paraestatal Alianza Anticomunista Argentina. Se trata del referente de la Iglesia que se acercó a los sectores más vulnerables y dejó una obra que cinco décadas después sigue vigente.

El padre Mugica nació en la ciudad de Buenos Aires, el 7 de octubre de 1930. En 1951, luego de completar sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, ingresó al Seminario Metropolitano de Buenos Aires. Tras ocho años de formación fue ordenado sacerdote.

Años más tarde, en 1967, Mugica se unió al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, una corriente progresista dentro de la iglesia católica, comprometida con la realidad social y política de América Latina. Dentro de esta corriente realizó su labor comunitaria en la Villa 31, desde la Capilla del Cristo Obrero, donde junto a sus colaboradores inició el movimiento de curas villeros.

El Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo fue una corriente dentro de la Iglesia católica argentina, que intentó articular la idea de renovación de la Iglesia subsiguiente al Concilio Vaticano II con una fuerte participación política y social.

Estuvo formado principalmente por sacerdotes activos en villas miseria y barrios obreros. Muchos de sus integrantes se identificaron con el peronismo y en algunos casos integraron o se mantuvieron cercanos al llamado peronismo revolucionario. Como resultado de esa militancia, Mugica fue asesinado por el grupo parapolicial anticomunista Triple A después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano, el 7 de mayo de 1974.

En 1999, sus restos fueron trasladados a la Villa 31 para ser sepultados en la parroquia Cristo Obrero, que él mismo había fundado. La ceremonia estuvo encabezada por el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, quien más tarde se convertiría en el Papa Francisco. Como Papa, Francisco describió a Mugica como un gran sacerdote comprometido con la justicia.

Te puede interesar
Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email