LA NOTA DEL DOMINGO

¿Quién quiere ir a votar?

Por Jorge Conalbi Anzorena
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 00:01

A una semana de las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (Paso) 2021, el clima preelectoral apenas existe entre la militancia más estrecha de las distintas fuerzas políticas.

El tema no ha estado presente en las charlas de almacén, ni entre compañeros de trabajo o grupos de amigos o familiares.

Pocas veces, una campaña ha resultado tan micro climática, apenas reducida a puñados de interesados y en donde ni siquiera la profusa publicidad logró horadar la apatía ciudadana. La inmensa mayoría de las personas, ignora que se vota, qué se vota y, por supuesto, quiénes son los precandidatos.

Adicionalmente, para la mayoría de los analistas constituye una incógnita si la pandemia provocará algún tipo de efecto en las urnas. Un trabajo realizado por la red ENCResPA (integrada por 18 universidades nacionales y otras tres instituciones), adelanta que lo habrá. Sus resultados pueden consultarse aquí.

Todos los sondeos de opinión registran un crecimiento sostenido de la intención de votar en blanco. Ubicado entre un 5 y un 7 por ciento, la más política forma de expresar el descontento exhibe cifras superiores a muchos partidos pequeños.

Y a siete días de la compulsa, casi la quinta parte de los consultados declara no haber decidido su voto y una buena porción adelanta que no concurrirá a sufragar.

Cabe recordar que, en los comicios para elegir Intendente de Río Cuarto, en noviembre pasado, casi la mitad del padrón no concurrió a las urnas. En los antecedentes electorales de este año, Jujuy alcanzó el 65 por ciento, un porcentaje similar al registrado en Corrientes. En ambos casos, se observa una caída en la participación mayor a los doce puntos con relación a la elección del mismo tipo inmediatamente anterior.

Como ha ocurrido en ocasiones anteriores, en la semana que comienza se precipitarán definiciones, hoy muy difíciles de anticipar.

A nivel nacional, el Frente de Todos espera una victoria en la provincia de Buenos Aires con la suficiente diferencia para asegurar el resultado nacional. En principio, los principales dirigentes creen que lograrán en ese distrito un triunfo por cuatro o cinco puntos de diferencia. La cifra habilitaría el festejo, si se tiene en cuenta que en las elecciones de medio término previas a la del próximo domingo, el kirchnerismo fue derrotado en 2017, 2013 y 2009.

En Córdoba, la pelea de fondo es la definición de la interna de Juntos Por El Cambio, en donde Luis Juez y Rodrigo de Loredo parecen aventajar a Mario Negri y Gustavo Santos, precandidatos apadrinados por el expresidente Mauricio Macri. Sin embargo, a pesar de tratarse de una compulsa en la que casi con seguridad se está definiendo también quién será el candidato a Gobernador por ese espacio en 2023, tampoco entre los votantes de esa fuerza existe mayor interés en una elección reducida a una hoguera de vanidades y aspiraciones sin contenido. Más allá de declamar antikirchnerismo rabioso, la oposición no le propone a la sociedad medida concreta alguna.

El Frente de Todos cordobés, que postula a Carlos Caserio al Senado y a Martín Gil y Olga Riutort como principales aspirantes a la Cámara de Diputados, no se recuperó del impacto negativo de la foto del cumpleaños de Fabiola Yáñez en Olivos. Esa imagen paralizó a la gran mayoría de los intendentes y jefes comunales cordobeses, en los que el oficialismo nacional había depositado expectativas y más de 40 mil millones de pesos en obras. La foto hizo que les costara mucho a los dirigentes locales salir a poner la cara para pedir el voto para el gobierno nacional. Y las presiones del gobierno provincia, hicieron el resto.

A esta altura -resignados a lo que creen será un mal resultado en la provincia- las principales espadas del Frente de Todos repiten que la elección importante es la de noviembre y que las Paso sólo marcarán un piso.

Fue Hacemos Por Córdoba el gran beneficiado de la foto de Olivos. El oficialismo provincial, que hasta hace poco tenía pánico de terminar tercero detrás del Frente de Todos, ahora se ilusiona con que Alejandra Vigo y Natalia de la Sota resulten ser las candidatas más votadas el domingo, superando al mejor posicionado de Juntos Por El Cambio.

Tampoco entre los votantes de uno u otro peronismo prima la pasión participativa.

El nivel de participación ciudadana resulta decisivo. No sólo porque una mayor asistencia otorga la necesaria representatividad. Niveles significativos de abstención (menos del 75% de asistencia), sumados a altos porcentajes de votos en blanco y anulados, pueden terminar dejando la definición en manos de los núcleos duros de seguidores de uno y otro lado de la grieta.

Aunque sean más quienes -de un modo u otro- terminen observando ese proceso con indiferencia.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
100%
Indiferencia

Comentarios