Opinión: La necesaria revolución ética

A cuarenta años de la recuperación de la Democracia que nos costó lograr, sentimos, muchas veces, que el sistema no se nutre de la ética que lo justifica. Debemos tener presente que, desde siempre, la ética ha guiado el comportamiento humano y el desarrollo cultural.

Opinión 01 de noviembre de 2023 Redacción SN
Democracia-

(Por Dr. Miguel Julio Rodríguez Villafañe*)-  Sin embargo, en una perspectiva pragmática, sin juicio ético, hubo momentos en los que se nos hizo creer que, en nuestro país, para mantener esta Democracia, debíamos aceptar una dosis de corrupción, porque atacar los vicios existentes en el poder, en general, nos podría llevar al caos. Todavía resuena en los oídos esas opciones electorales que pregonaban que, entre la estabilidad monetaria dolarizada y la lucha contra la corrupción, la sociedad tenía que optar por lo primero. A su vez, ahora se nos invita a un “cambio”, pero sin una direccionalidad que nos oriente bien, parece más un salto al vacío, que un avance moral en civilización democrática. 

Todo ello planteado también, desde espejismos económicos mentirosos, que solo beneficiaron y benefician a pocos y nos endeudaron a todos/as, dejándonos en manos de la usura en general y los fondos buitres. 

Lamentablemente, el mensaje tramposo penetró hondo en la conciencia social. Ahora se sienten las consecuencias negativas de esas falsas opciones, intrínsecamente inmorales. 

A lo que hay que sumar, la crudeza con la que se trató y se trata de matar valores e ideales democráticos, con un pragmatismo individualista, bajo el pretexto de que han muerto las ideologías. 

En ese contexto, resulta inaceptable que se proponga como puntos referenciales, por parte del candidato a presidente Javier Miley, del partido La Libertad Avanza, por ejemplo, cuando dijo: “Si yo tuviera que elegir entre el Estado y la mafia, me quedo con la mafia, porque la mafia tiene códigos, la mafia cumple, la mafia no miente y, sobre todas las cosas, la mafia compite”.

Esa propuesta tramposa, nos invita a formarnos en ámbitos criminales para hacer un Estado mejor, por supuesto, desde una ética delictiva lo que es inaceptable. Aún más, con tremendo mal gusto, llegó a decir que “El Estado es el pedófilo en el jardín de infantes con los nenes encadenados y bañados en vaselina”. Asimismo, sostuvo Milei que, “el Papa Francisco es el representante del Maligno en la tierra”, porque pregona la justicia social. Agrega que, “habría que informarle ‘al imbécil que está en Roma’ que `la envidia, que es la base de la justicia social, es un pecado capital´”. Aún ´más llega a afirmar que: “La venta de órganos es un mercado más” y otras incongruencias más. 

Todo lo antes referido implica la ruptura total de las brújulas esenciales que nos deben guiar, en un sistema Democrático respetuoso de los Derechos Humanos.

Revoluciones democráticas

Tenemos que llevar adelante la necesaria revolución democrática faltante, en nuestro país.

Repárese que la primera gran revolución democrática la dio la ley que instauró el voto universal, secreto y obligatorio, que permitió, en 1912, que los sectores marginados en la toma de decisiones políticas, particularmente, los gauchos, los inmigrantes y sus descendientes, lograran ejercer el derecho de participar activamente, ser tenidos en cuenta y contribuir, de manera eficaz, al engrandecimiento del país.

Luego, vendría la segunda revolución democrática, en 1947, con la consagración del voto femenino. Ello incorporó a la mujer en las determinaciones democráticas. Se produjo otro importante avance que estaba, injustamente, demorado.

Pero todavía no se ha podido profundizar el pacto que hace a la esencia de la Democracia, que es la revolución ética faltante. 

Por mucho tiempo hemos diferido encarar las aristas corruptas y viciosas que desnaturalizan el sistema democrático, y esa infidelidad con el mismo nos llevó a vaciarnos y vaciar de esperanza el futuro.

En esa perspectiva, no se puede ignorar, entre otras realidades, la inmoralidad que implica aceptar la pobreza y el desempleo como una situación dada, cuya solución se deja librada solo al mercado.

Hoy, es imprescindible, en Democracia y desde ella, encarar la revolución ética faltante. Debemos transformar en poder político la voluntad firme de toda la sociedad de dar vida y eficacia al contenido moral que presupone la plena vigencia del sistema institucional.

 Rescatar la política de la corrupción

Resulta importante rescatar la política como el instrumento que busca consensos y que ayuda a avanzar entre todos/as para el bien común. En ello no se puede asumir, necesariamente, la idea por la que se sostiene que todos los políticos son corruptos, tratados como “casta”, porque la generalización indiscriminada no es verdad. Lamentablemente, de esa manera, también se desvalorizan los valiosos esfuerzos y entrega a lo público de muchos/as. Además, ello facilita que se abra la puerta a los que no les importa nada, que logran, de esa manera, asumir a cargos representativos o de gestión gubernamental, sin pudores.

A su vez, en el compromiso con su pueblo, se necesitan políticos que no sean construcciones en las que, como productos, se los impone, básicamente, con slogans edulcorados, en los que no se explican las propuestas, ni se debaten las mismas, eliminando el necesario intercambio democrático de ideas y planes. 

Las decisiones democráticas no pueden quedar sólo en manos de gurúes del marketing político. Esto último se transforma más peligroso, cuando los grandes costos que significa encarar propagandas reiterativas y abrumadoras, que aturden el juicio crítico, puedan terminar financiadas por el narcotráfico, las mafias o la usura, y de esta forma, se anuden compromisos con el poder político, de impunidad y complicidades inaceptables.

Hay que trabajar una cultura de transparencia, de control y de rendición de cuentas gubernamental, porque la corrupción es hija de la oscuridad.

También debemos comprometernos y participar en Democracia, como un imperativo moral y de ninguna manera decir que, necesariamente, entrar en la política es “tirar a los perros la reputación”.

Además, en este momento, la tecnología digital nos propone nuevos desafíos, especialmente, para el desarrollo de una nueva sociedad basada, ahora también en la Inteligencia Artificial. En ella los aportes de la tecnología digital deben asegurar un modelo de sociedad, montada sobre valores éticos, no solo sobre algoritmos matemáticos.

Queda claro lo imprescindible que es, que se encare la revolución faltante, transformando en poder político, la voluntad firme de toda la sociedad de dar vida y eficacia, al contenido ético que presupone la plena vigencia del sistema democrático y los valores que lo nutren.

* Dr. Miguel Julio Rodríguez Villafañe: Abogado constitucionalista y periodista de opinión 

Te puede interesar
móviles Seguridad Ciudadana

Alta Gracia: vecinos "justicieros" se enfrentan a los ladrones

Joaquín Gómez Oliverio
Opinión 07 de abril de 2024

Desde febrero, Alta Gracia adhiere a la Ley Integral de Seguridad. Sin embargo, muchos delitos en la ciudad son "resueltos" por civiles que se encuentran frente a los hechos. Ante la grave crisis y el aumento del crimen, no parece haber medidas que den respuestas.

IMG_8483

Mi abuelo era menotista

Franco Muñoz
Opinión 05 de mayo de 2024

Me enteré del fallecimiento de Menotti mientras sacaba fotos en un partido de fútbol de mi pueblo, Despeñaderos. Su pérdida me llevo a recuerdos de mi infancia, pero también del presente.

Canilla agua

Anisacate: Incapacidad de gestión y servicios básicos

Por Francisco Marsala
Opinión 03 de abril de 2024

El servicio de agua pasó de bimensual a mensual, con aumentos de hasta el 400 por ciento en la facturación. Hogares que pagaban unos $1.250 de manera bimensual, por un consumo de 15 metros cúbicos, hoy reciben boletas de $14.000 mensuales.

Ranking

Suscríbete al newsletter para recibir periódicamente las novedades en tu email